“Hay más probabilidad que nuestras hijas tengan cáncer que efectos graves por la vacuna del VPH”

Director de la Escuela de Medicina de la UV y ex integrante del Comité Asesor de Vacunas y Estrategias de Inmunización del Minsal, Rodrigo Vergara, reiteró que la misma es segura. Asimismo, valoró que las autoridades hayan decidido ampliar su cobertura a los hombres.

Un llamado a los padres a la tranquilidad y a no hacerse eco de las versiones que circulan libremente en medios electrónicos o en las redes sociales sobre los supuestos daños a la salud que provocaría la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) que en nuestro país se aplica en forma obligatoria a las niñas de cuarto y quinto básico, con el fin de evitar el cáncer de cuello uterino, hizo el pediatra infectólogo y director de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Rodrigo Vergara Fischer.

El especialista, quien hasta hace un par de meses integró el Comité Asesor de Vacunas y Estrategias de Inmunización del Ministerio de Salud, descartó que las dosis de Gardasil -que son las que en la actualidad se inoculan gratuitamente en las campañas oficiales- (y de Cervarix, también disponible en el mercado) representen un riesgo para las menores e indicó que la evidencia científica y médica existente a nivel nacional y mundial es contundente en ese sentido.

 

Cabe recordar que en los últimos días -alarmados por los eventuales efectos secundarios que pueden generar- un grupo de padres y representantes de organismos anti-vacunas presentó ante distintos tribunales de justicia nacionales catorce recursos de protección para impedir que se inocule a sus hijas contra el VPH.

Al respecto, el médico de la UV sostuvo que el temor es infundado y que las autoridades de salud de nuestro país han sido claras en este sentido y lo han dicho muchas veces, pero lo que a su juicio ocurre es que hay personas que simplemente parecen no querer escuchar y prefieren confiar en la mala información.

“Una vacuna requiere de muchos más estudios que un medicamento común antes de ser suministrado a la población, porque se usa en gente sana. Por eso, los análisis previos son muy exigentes y apuntan a buscar efectos raros. Además, respecto de las vacunas contra el VPH se ha hecho vigilancia estricta a nivel mundial durante años y no hay reportes serios que la vinculen a enfermedades graves. Sí se ha asociado, ocasionalmente, a desmayos, dolores de cabeza o enrojecimiento de la zona donde se ha inoculado, lo que es normal. Es decir, es una vacuna muy segura y se cuenta con abundantes estudios que respaldan esta aseveración. En otras palabras, hay lejos más probabilidades de que nuestras hijas tengan cáncer que efectos graves derivados de la vacuna del VPH”, sentenció el doctor Vergara.

Enfermedad mortal

En efecto, en Chile el cáncer de cuello uterino constituye un importante problema de salud pública. Se estima que cada año unas 1.500 mujeres contraen la enfermedad y de ellas unas 600 fallecen (40% aproximadamente), siendo la segunda causa de muerte -la principal por cáncer- en mujeres de entre 20 y 44 años y la primera por tasa de años de vida potencialmente perdidos.

“En nuestro país este es un mal de menor ocurrencia, pero importante, ya que tiene mortalidad. Por eso se recomienda a todas las mujeres en edad fértil hacerse el examen preventivo del Papanicolau en forma periódica y, además, vacunarse. Hay que hacer las dos cosas, porque las vacunas que hoy se aplican cubre el 70% de los virus que causan cáncer cérvico uterino, quedando libre un 30% de virus que también causan este mal, aunque son los menos comunes”, precisa el pediatra infectólogo de la UV.

Vacuna para los hombres

Por lo anterior, el doctor Rodrigo Vergara valoró el hecho de que el Ministerio de Salud decidiera ampliar la cobertura de la vacuna contra el VHP a los hombres menores de 26 años que tengan sexo con personas de su mismo género.

“Hasta ahora, esta vacuna era colocada solo a las mujeres y con ello no se interrumpe la circulación del virus, sino que se protege exclusivamente a quienes se vacunan. Por tanto, quedó abierta una gran ventana que son los hombres. Siendo así, es positivo que el ministerio haya decido ampliar la cobertura a estos últimos, que también pueden verse afectados por enfermedades graves”, aseveró el especialista.

 Imprimir  Email